R   E   G   R   E   S   A   R

ARTICULO

www.yturralde.com

180502


"La Universidad del Siglo XXI"

Por Fernando Vigorena

Consultor Asociado Internacional

Ernesto Yturralde & Asociados S.A.- Entrepreneur Consultores, Chile

 

Educar viene del latín Educare, que significa "sacar para afuera", pero al parecer todavía la Universidad del siglo XXI está más orientada en "colocar más información" a los alumnos en sus mentes que enseñarles a pensar.

Una Universidad que forma "clones", jóvenes que no están dispuestos a "cambiar el mundo" o el status que en que están las cosas, sino más bien para adaptarse a las circunstancias, que piensan igual y que se enorgullezcan de tal hecho.

En un mundo donde el conocimiento, y mucho más la información, tiene fecha de vencimiento igual que el yogurt, necesitamos re-pensar la Universidad como un todo. Al parecer la Universidad está perdiendo el rol de generadora de nuevos conocimientos ¿o será que ya no esta interesada en cumplir ese rol?

Me llama la atención el despliegue publicitario de muchas Universidades en Chile y en el mundo, que privilegian el tamaño de sus dependencias, bibliotecas, número de carreras, acuerdos internacionales y lo que es común en todas ellas, lo que se suele llamar "Excelencia académica", que en buen castellano significa que "no hay cambio alguno, todo se hace igual que siempre".  Todo esto ha llegado a la Universidad a distanciarse cada vez más de "el mundo real"; de la empresa, de las necesidades del nuevo mundo en que vivimos. Su principal enemigo, la internet y los cambios de paradigmas y el misterio que rodea los miles de millones de pesos que se invierten en investigación, muchas de ellas que sólo benefician a un círculo cerrado.

 

A R R I B A

Es necesario entender a la Universidad en una función formadora, conceptuada como una unidad de generación de valores, como un paso en el desarrollo del ser humano, como una entidad educativa y no solo informadora.

Debemos pensar en Universidad como la valorización de diferencias y talentos y no una escuela vocacional capacitando y formado gente para un oficio particular.

La vida de los oficios es ahora muy corta si se a compara con la vida profesional, lo que hace necesario preparar un hombre no solo para el presente, sino también para el futuro. No debemos olvidar que la Universidad esta obligada a descubrir los talentos y capacidades de cada persona, desarrollándose, permitiéndole que todo eso se abra como una flor en primavera. A la gente hay que interesarla por cuestiones que a lo mejor nada van a tener que ver con su profesión inmediata. Esa será la forma de que, después, en ese primer puesto de trabajo, se destaque por la creatividad, por realizar cosas diferentes a los demás. Ahí reside la clave de la eficacia frente a la competitividad.

Efectivamente, las Universidades han sido siempre un poco islas. La idea de los campus, por ejemplo, es la de un relativo aislamiento de las presiones inmediatas. Ello porque el Universitario debe prepararse no para adaptarse al entorno sino para cambiarlo. Y para ello, el estudiante debe desentenderse un poco de lo inmediato. Así es más importante que lea libros que periódicos. Lo que hay que enseñar es, claramente, a pensar.

Lo más importante es una Universidad no es que se construyan edificios, sino que se generen nuevas ideas. Esa es la verdadera obligación de un directivo, de un rector. Formar a un ser humano que este más adentro que arriba, es decir, influir más que mandar, las ideas más que el poder. Que el amor a la verdad sea más fuerte que el afán del poder.

Necesitamos dar el paso de una sociedad en la que lo dominante no sea el racionalismo político y económico a otra en la que lo que despunte es la solidaridad, la cultura... todos esos aspectos emergentes de la vida. Una sociedad en lo que el mundo vital posea más importancia que la tecno-estructura. Todo esto me lleva a pensar en una re - invención de la Universidad, que no solo produzca "ejecutivos, funcionarios, empleados y burócratas, gente dependiente, para favorecer organizaciones establecidas".

De una Universidad que produce adeptos, seguidores y empleados, para llegar a producir líderes empresariales, favorecer la creación de nuevas organizaciones, producir individuos innovadores independientes capaces de asumir los riesgos propios a la creación de nuevos emprendimientos.

Gente que no valga por lo que sabe, sino por lo que hace con lo que sabe.

 

A R R I B A

Se puede asegurar que una vida que merece la pena vivirse es la de una gran idea tenida en la juventud y desarrollada en la edad madura Pero lamentablemente estamos acostumbrados a recibirlo todo desde arriba. Una visión demasiado jerárquica y estamental todavía, en la que la burocracia y el mercantilismo siguen teniendo mucha importancia, en cambio creemos menos en la libertad concertada de los ciudadanos.

Debemos aportar más por la vida, no tanto por la organización y sí por las ocurrencias, la jovialidad, el aire festivo, incluso, por lo divertido. Ortega y Gaset, lo llamaba "voluntad de aventura".

Eso es lo falta en las Universidades chilenas y a muchos países.

Pero ¿cómo se aprende esa voluntad de aventura en nuestras universidades? Bueno, con lo que esta más a mano; con la lectura. Chile, es un país donde se edita o llegan muchos libros, pero desgraciadamente, se lee poco. Pocos buenos periódicos, pocas revistas de valor, pocos libros. El chileno es dialogante, diría mejor, oyente, una persona irreflexiva, medita poco.

Hay un desprecio hacia las humanidades, la filosofía, el arte. Porque en definitiva, un empresario aprende las cuestiones técnicas con relativa facilidad. Estas además cambian constantemente. O sea, lo técnico varía y se aprende pronto. En cambio, lo humano es lo que permanece y lo que es más difícil de aprender. En una empresa, en una organización de cualquier tipo. El 90% de los problemas que se plantean son humanos, de análisis de situaciones, de tratos con personas, de relaciones. Los grandes errores se cometen por dejarse llevar exclusivamente por las técnicas. Debemos modificar sustancialmente el concepto de que los profesionales no deben estar expuestos al riesgo y que deben buscar empleos estables y seguros. Por lo tanto hay que habilitar profesionales con capacidad y deseos de tomar riesgos y saber transformarlos en realizaciones.

Se hace necesario entender que el profesional universitario no solo está habilitando técnicamente, sino que debe además poseer formación intelectual, de valores, ética y moral, características que lo transformen en ser solidario y completo. Recordemos que la persona es el objeto de la educación y no la profesión.

A R R I B A

Debemos lograr que nuestra cultura tenga conciencia de que el ejercicio profesional de este siglo esta vinculado a un nuevo paradigma, que va más allá de mantener un puesto y que el éxito de un profesional se mide ahora no con el parámetro del titulo del cargo y el sueldo percibido. La forma de medir el éxito profesional en el siglo XXI a través del logro, la auto-realización, el desarrollo de carácter, la independencia, la responsabilidad social, el ser generador de empleo. También por el número de personas que derivan su sustento de la acción del profesional, contribución económica al país, producción intelectual, solidaridad con los otros, etc.

Se hace imperante desarrollar el valor de la autosuficiencia, para salir del molde del empleo como forma exclusiva de desarrollo, para desarrollar la flexibilidad mental para buscar un mayor desarrollo emprendedor y profesional en nuestro país. Debemos entregar a nuestros profesionales una perspectiva de largo plazo no solo en sus decisiones organizacionales, sino también en sus actividades personales.

Entre todas las opciones profesionales me inclino por el desarrollo de la capacidad emprendedora, no entendida solo como la creación de empresarios, sino la habilidad para llevar a cabo acciones que generan resultados.

 Ernesto Yturralde & Asociados, Copyright 2003 - Derechos Reservados.

Se autoriza su publicación citando al autor y la fuente (www.yturralde.com).

ART180502

 

A R R I B A